peso

El Drama de la Hermana Flaca

El drama de las diferencias de metabolismo nos ha afectado a las mujeres de diferentes generaciones. Pero se acentúa cuando ese recordatorio crece y seguirá en contacto contigo de por vida. Gracias a una conversación reciente con una prima que ha vivido la misma situación, me di cuenta de que el drama de la hermana flaca es universal. Es como un plan cósmico que nos pone a prueba y nos entrena para enfrentar al mundo. Uno, que es inteligente, sabe que no debe obsesionarse con el tema. Uno sabe que cada mujer debe cuidar su cuerpo, su organismo, su salud integral, estar orgullosa de sus cualidades. Pero entonces tu hermana flaca entra muy campante a decir “¡Me pesé con ropa y zapatos y tengo 2 kilos menos! ¿loco no? Y eso que no estoy haciendo dieta”. Y toda tu inteligencia se va con las aguas negras para gritarle ¡CÁLLATE!

 

peso

 

Claro está, estoy hablando de ese momento banal que todas tenemos. Porque realmente uno sabe que la mujer es más que el indicador de la balanza. Lo que pasa es que su indicador tiene tantos dígitos menos…

 

Uno sabe que la alimentación no es cuestión de dietas, que es un estilo de vida para mantenerte saludable. Lo que pasa es que cuando tú te sales de ese estilo y hueles un pan dulce ganas 3 kilos. Pero cuando tu hermana flaca se come la bolsa de pan con un vaso de Toddy se para igualita…

 

Uno sabe que cada quien tiene su estilo de vestir y hay prendas que te favorecen más que otras. Pero cuando tu hermana flaca entra con la crisis “¡no tengo nada que ponerme! ¡todo me queda aguado horrible! ¿será que rebaje?”, tú tienes que controlarte para no lanzarle un zapato en la cabeza…

 

Uno sabe que las tallas M, L y XL son una total farsa y nuestras tiendas tienen esta cultura pro anorexia que nos manda a todas las que no somos “misses” a “la tienda de las gorditas”. Donde básicamente te ofrecen una bolsa negra con 3 huecos para cubrirte. Pero te entra una rabia cuando tu hermana le manda a meter al talla S…

 

Las que tengan hermanas flacas me entenderán. Somos personas inteligentes, confiadas, realizadas, conscientes y modernas el 99% del tiempo. Pero el problema es ese otro 1% donde tu hermana se como un pote de Nutella y tú estás controlando tu ansiedad con una cucharada de cacao sin azúcar. Es ese momento donde pierdes toda racionalidad y quisieras que la Nutella esa ¡le provocara una hiperactividad intestinal!

 

ansiedad

 

El problema es que en la sociedad que nos ha criado, un caucho es gordura extrema. Aquí cualquiera que no sea talla 26 en pantalón “está gordita”. Y el que viene a criticar nunca pregunta por tu insulina, tiroides, glicemia, estrés o colesterol. Por el contrario es “cómete algo”, “para el pico” o “¿tan chévere tu hermana que no engorda verdad?”. Si, ¡un tripeo!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s