El Señor del Acento Europeo

Es un día de semana normal, estoy de paso en un bar casi desierto. Una mera parada para esperar mi cola entre caras conocidas tras un largo día de trabajo. El bartender, en lo que ya se ha hecho un reflejo me pregunta si quiero beber algo, a lo que le respondo “No gracias, solo estoy esperando que mi hermana me venga a buscar”. No … Continúa leyendo El Señor del Acento Europeo

Orlando sin Mickey Mouse

No quisiera comenzar a escribirles con un cliché de esos de “que rápido pasa el tiempo”, pero ¡ah caray! ¡Que rápido pasa el tiempo! Tenía meses sin escribirles, pero la adaptación a una nueva ciudad y estilo de vida me habían espantado la musa. Tengo un tiempito viviendo en Orlando y a diferencia de mi experiencia migratoria anterior, esta vez la situación es familiar y la motivación … Continúa leyendo Orlando sin Mickey Mouse

Crónicas de Atención al Cliente: Vestida de Gerente

El año pasado durante una visita a Orlando, tuve la oportunidad de acompañar a alguien al banco para un asunto de atención al cliente. Parte de lo que más nos llamaba la atención al grupo turista era cuán distinto era el concepto del banco y cuan acostumbrados estaban nuestros familiares a ello. “¡Tres personas en cola! ¡Interminable!”. Para quienes vivimos en Venezuela, ir al banco … Continúa leyendo Crónicas de Atención al Cliente: Vestida de Gerente

peso

El Drama de la Hermana Flaca

El drama de las diferencias de metabolismo nos ha afectado a las mujeres de diferentes generaciones. Pero se acentúa cuando ese recordatorio crece y seguirá en contacto contigo de por vida. Gracias a una conversación reciente con una prima que ha vivido la misma situación, me di cuenta de que el drama de la hermana flaca es universal. Es como un plan cósmico que nos … Continúa leyendo El Drama de la Hermana Flaca

El Vigilante NO se llama Carlos Angustia

Esta historia es una muestra de por qué hay que chequear bien la información que te dan los vigilantes.   No hace mucho, escuché a los vigilantes referirse a otro como “Carlos”, pero por no escuchar bien el cuento, no me enteré de que lo de Carlos viene por “Carlos Angustia”. El apodo viene porque el susodicho no es precisamente simpático y por lo general … Continúa leyendo El Vigilante NO se llama Carlos Angustia

creador de contenidos

La Pregunta a un Creador de Contenidos: ¿Qué es eso que tú haces?

Decirle a alguien que eres ‘Creador de Contenidos’ por lo general causa confusión. Entonces, decides cambiar el término por ‘Escritor’, pero de inmediato te imaginan como Leonardo Padrón. Y que más quisiera yo que tener mis propios libros publicados, pero la realidad es mucho menos glamorosa.   Para hacerles el cuento corto, en esta maravilla que conocemos como Internet hay páginas dedicadas a cubrir todo … Continúa leyendo La Pregunta a un Creador de Contenidos: ¿Qué es eso que tú haces?

¿Y a ti te pagan por eso?

 Quiero dedicar este post a todos los que menosprecian el trabajo de otros sin  siquiera intentar hacerlo por un día.


 “¿Y qué es lo que tú haces? ¿Escribir? ¿Y por eso te pagan? ¿Por estar en la  computadora todo el día? ¡Mira fulano! ¡A ella le pagan por hacer nada todo el  día! ¿Que si se cansa? ¿Como se va a cansar si no hace nada? Que sabroso”


 Y es que, existe esta creencia popular de que sólo se cansa el que tiene un trabajo  físico. De que sólo trabaja el que suda y de que sólo se esfuerza el que tiene  ampollas en los pies. Obviamente hay trabajos muy físicos que generan un  desgaste que los trabajos de oficina. Yo particularmente no me quejaría de un  dolor de pies frente a alguien que pasa el día recogiendo basura por toda la  ciudad. O de mucha presión laboral frente a un médico de guardia en un hospital.  Pero ciertamente quienes trabajamos “frente a la computadora” no estamos todo  el día cuidando la granjita de facebook… bueno, no todos.


Lo que me llama la atención es:

Continúa leyendo “¿Y a ti te pagan por eso?”

La Nubecita Gris

Que chévere es cuando tú le preguntas a alguien “¿Cómo estás?” y la respuesta es “¡Muy bien!”… pero eso pasa poco. A mi en particular me irrita la gente que te responde “Bien” casi en tono de disculpa. Como si tuvieran un problema grandísimo y lo que les pasa es que no consiguen el repuesto del retrovisor del carro.

El problema también es que la gente no te permite estar bien. Tú respondes “todo chévere” y por detrás dicen “es que ella es hermética, no le gusta hablar de sus problemas”. Asumiendo que tienes que estar consternada con todos los problemas de tu vida que a ellos les parecen evidentes.

Ahora, hay un especie en particular que yo recomiendo evitar a toda costa. Me gusta llamarle “La Nubecita Gris”. Esta gente vive para quejarse y necesita hacerte saber lo mal que están, o lo bien que están pero todo lo que les salio mal en el camino.

Esa gente que te dice “¿Tú debes 25? ¡No chica! ¡Yo debo 12.500.037.151! ¿Y fulana? fulana debe más porque esa tiene mucha plata, ¡vieras el viaje que se echó!”. Y tú te haces 3 preguntas:

Continúa leyendo “La Nubecita Gris”