Manhattan

Mi Visita a La Gran Manzana: Buscando al Gusanito

¿Recuerdan que en el post anterior les comenté que Orlando es paz y tranquilidad? Bueno, Nueva York es todo lo contrario. La gran manzana es ruidosa, agitada, estresante y ¡absolutamente maravillosa! Es todo lo que hemos visto en películas y series, todo lo que parecía intangible y de repente lo tienes en frente.

Nueva York no se trata de atracciones, la ciudad por si sola es la gran experiencia turística. Y miren que yo pensé que después de haber visitado Sydney, muy pocas ciudades podían resultar igual de impresionantes. Pero la arquitectura y aire citadino cautivan a todo el que de repente se encuentre en “5th Av”.

Confieso que mis referencias eran todas cinematográficas o de sitcoms. Me encontraba diciendo cosas como “aquí fue la pelea con Electro”, “esta calle salió en Seinfield” o “las escaleras donde se sentaba Blair”. Pero no importa porque la ciudad que nunca duerme da para todo.

Lo Que Vi

Como me estaba quedando en Astoria (Queens), pude ver dos caras de la ciudad. Una más calmada y de aire acogedor que es Astoria y el glamour de Manhattan a 6 estaciones de tren. Lo de que la ciudad no duerme es muy cierto, así que traté de estar despierta y paseando el mayor tiempo posible.

CAM01006

Astoria, NY

Astoria, NY

 

Con evidente actitud de turista me deleité fotografiando el Empire State, Times Square, Central Park y pare usted de contar los lugares famosos. Entré al MET y perdí la noción del tiempo. Luché contra el viento helado para quitarme el guante el tiempo suficiente para robarme el WiFi de algún Starbucks. Me compré el típico llaverito de I Love NY y entré a las tiendas para aprovechar la calefacción.

Manhattan

Manhattan

 

No importa el que sea su motivo para visitar la ciudad, lleven sus zapatos deportivos y salgan a caminar. Olvídense de audífonos y disfruten del inigualable ambiente neoyorquino. Es difícil que consigan otro igual, así que disfruten del tráfico, de las cornetas, de todo.

 

Lo Que Comí

A ver, complicado el tema de la comida para quien come poco. Como es regular en Estados Unidos, todas las porciones son inmensas. Cosa que es excelente para tu presupuesto porque es difícil que quedes con hambre. Yo terminé con gran cantidad de envases y comida en la neverita de todo lo que no me pude terminar.

 

Hay de todo, pero la pizza y los sándwiches son como la opción más lógica. Igual métanse en las pastelerías a probar los postres y disfruten del café. No sólo de las cadenas grandes, visiten las tienditas pequeñas que también tienen cosas muy buenas.

 

Notarán por mi redacción que la dieta no viajó conmigo. Pero si ustedes si la llevan también hay deliciosas ensaladas para comprar. Y un dato más: prueben la comida Thai. Que obviamente no es local pero hay muchos restaurantes de este estilo y vale la pena entrar a probar.

 

El Frío Que Pasé

Ya se imaginarán que la gente de Maracay está acostumbradísima al invierno. Más aún cuando el viaje a NY es inesperado y en la maleta llevabas ropa para el frío de la Florida. Es decir, un sweater de huequitos. Mi salvación fueron unos leggins térmicos de UNIQLO que al principio pensé eran un pérdida de dinero y resultamos siendo inseparables.

 

Otros detalles:

  • Estando “tullida” del frío no te das cuenta de lo caliente que está el café
  • Sacarte los lentes de contacto con los dedos fríos no es buena idea
  • Las manillas de las puertas están a temperatura ambiente, es decir, bajo cero
  • Los banquitos de la calle se congelan, fíjense bien antes de sentarse

 

Y ahora cuénteme ustedes ¿ya han estado en NY? ¿Quedaron tan embobados como yo? ¿Pasaron la visita entera cantando todas las canciones que mencionan a NY?

 

Staaaart spreadiiing the neeewssss…

Orlando y la Casa de Mickey Mouse

Si no conocen Orlando, imagínense esta típica ciudad estadounidense de película doblada al español donde todas las casas son iguales, todas tienen un jardín, una “cochera” que no usan y unas bicicletas tumbadas en la acera. Es la definición absoluta de calma, seguridad y silencio. Cosa que, depende de tus propios gustos, apreciarás o no.

 

Por lo general, la gente va a Orlando para visitar los famosos parques o para irse de compras. Ambas opciones igualmente entretenidas. Pero la realidad migratoria nos da a los venezolanos una tercera razón de peso para ir a Orlando: visitar a la familia. Días antes del viaje sales a comprar pirulin, toronto, cocosette, ron, nestea, chicha, diablitos, queso llanero y todo aquello que tu familiar en el extranjero pueda extrañar. Y ese mismo espacio de la maleta lo usas de regreso para traerte tus desodorantes, champú, cremas, etc. Mercado va y mercado viene.

 

De Compras

Orlando es sinónimo de outlets, de tiendas con buenos precios y abundantes opciones. Todo el que ha visitado un Walmart sabe del frenesí de comprar grandes cantidades a bajos precios. Siente uno la necesidad de llevarse 3 cajas de Trident en lugar de 1. Mientras más grande el pote de champú parece más barato. Aquí se cumple eso del “ta’ barato dame dos”. Y comienzan entonces las fotos al desodorante, a la acetona y a la leche de almendras para pasarle el mensaje a las amigas “Marica conseguí las tiritas para sacarse los puntos negros”.

 

Visitando a Mickey

El objetivo principal de la visita a Disney era que mi sobrina de 4 años viera el espectáculo de Frozen. ¡Y lo logramos! Disney’s Hollywood Studios es un parque dedicado como al glamour de las peliculas de antaño. Cada atracción es un teatro y tanto las calles como las tiendas tienen ese aire vintage que te transporta a una película en blanco y negro. El espectáculo de cierre se llama Fantasmic y es la mezcla perfecta entre personajes clásicos, luces, fuego, pirotecnia y música para dejarte boquiabierto.

Una visita al Reino de Mickey es entretenida desde el inicio, incluso cuando te pierdes 2 horas en el estacionamiento porque no sabes en cuál muñeco está el carro. Nunca antes fue tan importante recordar a un personaje de Disney.

En general lo mejor de Orlando no es gastar ni hacer largas colas para ver a Mickey. Lo realmente placentero es caminar sin amarrarse la cartera, ver todo con calma, disfrutar del clima. En fin, irse de paseo. Y aunque todos vamos con miedito del momento de enfrentarnos al oficial de inmigración, no todos son tan malos. Algunos hasta tienen sentido del humor. A menos que, cometan un error similar al de la señora que pasó frente a mi, que llevaba hallaquitas de chicharrón en la maleta y no las declaró.

Cuando tengan la oportunidad vayan y me cuentan que les pareció.

Panama Atencion al Cliente

Atención al Cliente: Al Ritmo Panameño

Panama Atencion al ClienteAntes de comenzar esta historia quiero aclarar que mi corta estadía en Panamá obviamente no me da bases para hablar de toda la población. Pero voy a contarles de quienes se encargan de atender al turista. ¿Ya? Si han ido a Panamá entenderán.

Lo primero que notas es que al parecer, estar frente a un mostrador, frente a la persona que atiende y tarjeta en mano no se interpreta como que requieres de algún servicio. Quizás es muy común que la gente se pare a refrescarse o meditar en esa posición. También puede suceder que el encargado del negocio te vea esperándolo pero no lo interprete como que lo necesitas allí. Está bien, porque a lo mejor uno lo que está es admirando su escritorio. Luego él llega y te dice “ah yo las estaba viendo desde hace rato”. Y sin más explicación, asumes que no fuiste lo suficientemente clara como para que se acercara.

En las líneas aéreas parece que sucede mucho que la gente haga la cola del check-in para entretenerse. Fíjense que al estar 30min con pasaporte y dinero en mano no queda claro tu propósito allí. Eso lo entiendes cuando te dicen “ah yo pensé que no iba a viajar”. Lógico, porque si no quieres viajar por lo menos te quedas viéndolos como entrenamiento. Lo que también aplica a tu maleta, porque que reciba el ticket no significa que automáticamente la monten en la correa.

Otra cosa interesante es que te digan que estás en PB aunque el ascensor marque “2”, que metan la tarjeta a pesar de que el sistema pida deslizarla y que el momento de dar una dirección sea confuso.

Repito, no conocí suficientes panameños como para sacar una conclusión, esto es meramente basado en la experiencia de áreas turísticas. Ojalá pronto pueda regresar y comentarles más de una nación en evidente crecimiento. No se puede describir el área nueva con otro adjetivo que no sea “impresionante” y el hecho de que en 12 días puedas ver como avanza la remodelación del aeropuerto es increíble.

Espero verte pronto con más calma Panamá.