venezolanos

El Venezolano en el Exterior

Para mi, viajar es la actividad más enriquecedora que he tenido la dicha de experimentar. Claro está, todos tenemos distintas formas de hacer turismo. Algunos necesitamos hacer compras, otros visitar atracciones, tomar fotos o conocer lugares inhóspitos.

venezolanos de viaje

Lo que más me gusta es conocer la rutina del sitio que visito, saber cómo vive esa comunidad, cuáles son las calles más concurridas, dónde hacen mercado. Creo que la lección más grande que se lleva el viajero es aprender cómo ese sitio donde hizo “turismo” es distinto a su lugar de origen.

En mi viaje a Orlando, eso de ver cómo viven los locales se ha convertido en “cómo viven los venezolanos”. Y para nuestra desilusión, me ha tocado escuchar descripciones poco agradables de nuestro gentilicio que nos están haciendo quedar muy mal.

venezolanos

¿Qué Dicen del Venezolano?

Escuchar que el venezolano es flojo, abusador, engreído, tramposo y tantas otras cosas es muy frustrante. En principio porque el venezolano tiene muchas cualidades que valdría mucho más la pena destacar. Pero además porque nosotros sabemos que en efecto, hay coterráneos que van con mucho orgullo ufanándose de ser lo que ellos llaman “habilidosos” y nos dejan la mala fama a todos los demás.

Se dice mucho que el problema es que el venezolano no está acostumbrado a emigrar. Pero en mi opinión, no haber vivido nunca lejos de casa no puede ser una limitante para aprender a convivir y adaptarse. No es justo que constantemente te adviertan “aléjate de los venezolanos, cuidado con los venezolanos, mosca que ese es venezolano”.

Los Venezolanos que Conozco en el Exterior

Pensando en las personas que he tenido la oportunidad de conocer, caigo en cuenta de que conozco gente de cada continente. Y amigos míos no-venezolanos, les doy mi palabra de que en mi país hay más que frivolidad, flojera y echonería.

En Venezuela mayoritariamente hay talento y decencia, lo que pasa es que esas cualidades no hacen tanta bulla. El que madruga a diario y da a conocer lo mejor de la cultura venezolana a sus vecinos pasa desapercibido. Pero el venezolano que abre un negocio en el exterior para explotar y humillar a sus empleados lo hace con bombos y platillos.

Para hacerles el cuento corto, en un lugar tan remoto como Australia hay venezolanos promoviendo nuestra gastronomía y arte con muchísimo respeto por la cultura local. En Argentina, Panamá, España, Egipto, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá conozco venezolanos que usan su talento al máximo para ganarse el respeto profesional que se merecen.

¿Y Entonces Qué Hacemos?

Evidentemente yo no tengo la verdad absoluta ni la solución. Pero mi granito de arena para balancear nuestra reputación será hacer más bulla por aquellos que tienen una historia mucho más interesante que contar que los abusadores de los que ya todos conocen.

¿Sabían ustedes que hay un venezolano en Egipto que tiene años trabajando con éxito en hoteles de varias ciudades del mundo?

¿Sabían que en Brisbane, Australia hay una venezolana que abrió su negocio de arepas y tiene sorprendidos a los locales?

venezolanos en el exterior

¿Habían escuchado de los venezolanos que abrieron un box de crossfit en Melbourne? ¿Del venezolano que tiene una empresa de tequeños en la misma ciudad? De Cambur Pintón y Caribay que promueven nuestra música y danza.

¿Conocen de las venezolanas en Argentina y Panamá que se dedican al Marketing?

¿A los venezolanos que han levantado sus familias en Estados Unidos sin cuentas multimillonarias que los respalden?

Y les menciono poquísimos casos, porque somos muchos y hacemos de todo.

¿No les parece que vale la pena hablar más de ellos?

Crónicas de Atención al Cliente: Vestida de Gerente

El año pasado durante una visita a Orlando, tuve la oportunidad de acompañar a alguien al banco para un asunto de atención al cliente. Parte de lo que más nos llamaba la atención al grupo turista era cuán distinto era el concepto del banco y cuan acostumbrados estaban nuestros familiares a ello. “¡Tres personas en cola! ¡Interminable!”.

espera_banco

Para quienes vivimos en Venezuela, ir al banco y tener sólo a tres personas por delante es un día de suerte. El ritual de tener el papelito y ver los números pasar en la pantalla puede ser hasta un momento de reflexión de vida.

 

Atención al Cliente: Al Estilo de Orlando

 

En aquella desierta agencia de la Florida, esperábamos que atendieran a nuestro familiar tomando café, escuchando música y disfrutando el aire acondicionado del lugar. Ocasionalmente se acercaba algún bromista a decirle a otro asesor “pregúntale a estas venezolanas por tus Torontos, si te dan un Carré mejor”.

 

No pasaban 10 minutos sin que se nos acercara otra persona a preguntarnos si estábamos bien. Y es que, pronto entendimos que ellos no estaban acostumbrados a ver su banco con tanta gente en la sala de espera. Les preocupaba la impresión que podían llevarse sus clientes al ver el banco “a reventar” y con aparentes largos tiempos de espera.

espera

 

La Gerente del Banco

 

En medio de lo que ya se había convertido en un encuentro social en el banco, se nos acerca una joven muy amable repartiendo tarjetas de presentación. “Buenas tardes, mi nombre es Fulana y soy la Gerente del Banco. Estoy a su completa disposición para lo que necesiten. Aquí está mi teléfono, email, etc”.

 

Más allá de que nos sorprendió lo accesible que era la Gerente, no pudimos evitar notar la mayor diferencia entre el banco en Venezuela y el banco en la Florida. La Gerente del banco en la Florida usaba chancletas, necesitaba un manicure y un retoque de mechas. Pero probó ser la Gerente más atenta de cualquier banco que yo haya visitado.

 

La chica no supo el debate que abrió en nuestro grupo. Nos hizo recordar una cantidad de anécdotas donde la estética se antepone al servicio al cliente en nuestro país. Recordamos incluso un caso de alguien muy cercano que pidió un trabajo de recepcionista y le pidieron enviar su resumen curricular, incluyendo peso y medidas.

 

Atención al Cliente: Al Estilo de Venezuela

 

Hace poco fui a pedir información en el banco y como era de esperar tuve tiempo hasta de hacer el mapa mental de mi futuro mientras llegaba mi turno. Al ritmo del timbre de los números se escuchaban quejas de los clientes tipo “¿y usted no esta capacitada para hacerlo?”.

 

Muy pocas caras felices se veían tras escuchar la letanía de “debe comunicarse con banca telefónica”. Pero a diferencia de aquel banco en Orlando, el mensaje lo daban jóvenes de punta en blanco. Promotoras con impecable keratina y creativos diseños de manicure.

 

Un señor bastante mayor se acercó a quien parece ser la subgerente con dudas sobre su cuenta y esta de muy mala gana le explicaba que la cuenta estaba suspendida. Le repitió unas tres veces una lista de requisitos como si de su asistente se tratase, sin tomarse la molestia de anotárselo a quien claramente no entendía los términos.

 

En un momento el señor llegó a preguntar “¿De dónde saco una referencia personal?”. A lo que esta persona, encargada aparente de un grupo de personas dedicadas a atender a los usuarios del banco le respondió “¡Bueno! ¿Y es qué usted no tiene nadie que lo conozca?”

 

La Importancia del Aspecto Personal

 

Para la mayoría de nosotros, alguien de apariencia higiénica y bien cuidada seguramente nos resulta mas agradable a primera vista. Lo que hace tan importante que los agentes de atención al cliente respondan a ciertos códigos de vestimenta. Yo particularmente creo que uñas y cabello limpio son sumamente importantes.

mujer negocios

 

Pregunto entonces, ¿cuál debe ser el balance entre una buena impresión visual y una  buena impresión por servicio? ¿quién tiene un mayor problema que solucionar? ¿La chica que ha pospuesto la visita al salón de belleza o la que no supo manejar el desconocimiento del anciano en temas bancarios?

Y ojo, no con este post quiero decir que un estilo de banco es mejor o más eficiente. Cada uno tiene procesos distintos que se adaptan a las necesidades locales. Pero una buena atención al cliente debería ser universal.

Manhattan

Mi Visita a La Gran Manzana: Buscando al Gusanito

¿Recuerdan que en el post anterior les comenté que Orlando es paz y tranquilidad? Bueno, Nueva York es todo lo contrario. La gran manzana es ruidosa, agitada, estresante y ¡absolutamente maravillosa! Es todo lo que hemos visto en películas y series, todo lo que parecía intangible y de repente lo tienes en frente.

Nueva York no se trata de atracciones, la ciudad por si sola es la gran experiencia turística. Y miren que yo pensé que después de haber visitado Sydney, muy pocas ciudades podían resultar igual de impresionantes. Pero la arquitectura y aire citadino cautivan a todo el que de repente se encuentre en “5th Av”.

Confieso que mis referencias eran todas cinematográficas o de sitcoms. Me encontraba diciendo cosas como “aquí fue la pelea con Electro”, “esta calle salió en Seinfield” o “las escaleras donde se sentaba Blair”. Pero no importa porque la ciudad que nunca duerme da para todo.

Lo Que Vi

Como me estaba quedando en Astoria (Queens), pude ver dos caras de la ciudad. Una más calmada y de aire acogedor que es Astoria y el glamour de Manhattan a 6 estaciones de tren. Lo de que la ciudad no duerme es muy cierto, así que traté de estar despierta y paseando el mayor tiempo posible.

CAM01006

Astoria, NY

Astoria, NY

 

Con evidente actitud de turista me deleité fotografiando el Empire State, Times Square, Central Park y pare usted de contar los lugares famosos. Entré al MET y perdí la noción del tiempo. Luché contra el viento helado para quitarme el guante el tiempo suficiente para robarme el WiFi de algún Starbucks. Me compré el típico llaverito de I Love NY y entré a las tiendas para aprovechar la calefacción.

Manhattan

Manhattan

 

No importa el que sea su motivo para visitar la ciudad, lleven sus zapatos deportivos y salgan a caminar. Olvídense de audífonos y disfruten del inigualable ambiente neoyorquino. Es difícil que consigan otro igual, así que disfruten del tráfico, de las cornetas, de todo.

 

Lo Que Comí

A ver, complicado el tema de la comida para quien come poco. Como es regular en Estados Unidos, todas las porciones son inmensas. Cosa que es excelente para tu presupuesto porque es difícil que quedes con hambre. Yo terminé con gran cantidad de envases y comida en la neverita de todo lo que no me pude terminar.

 

Hay de todo, pero la pizza y los sándwiches son como la opción más lógica. Igual métanse en las pastelerías a probar los postres y disfruten del café. No sólo de las cadenas grandes, visiten las tienditas pequeñas que también tienen cosas muy buenas.

 

Notarán por mi redacción que la dieta no viajó conmigo. Pero si ustedes si la llevan también hay deliciosas ensaladas para comprar. Y un dato más: prueben la comida Thai. Que obviamente no es local pero hay muchos restaurantes de este estilo y vale la pena entrar a probar.

 

El Frío Que Pasé

Ya se imaginarán que la gente de Maracay está acostumbradísima al invierno. Más aún cuando el viaje a NY es inesperado y en la maleta llevabas ropa para el frío de la Florida. Es decir, un sweater de huequitos. Mi salvación fueron unos leggins térmicos de UNIQLO que al principio pensé eran un pérdida de dinero y resultamos siendo inseparables.

 

Otros detalles:

  • Estando “tullida” del frío no te das cuenta de lo caliente que está el café
  • Sacarte los lentes de contacto con los dedos fríos no es buena idea
  • Las manillas de las puertas están a temperatura ambiente, es decir, bajo cero
  • Los banquitos de la calle se congelan, fíjense bien antes de sentarse

 

Y ahora cuénteme ustedes ¿ya han estado en NY? ¿Quedaron tan embobados como yo? ¿Pasaron la visita entera cantando todas las canciones que mencionan a NY?

 

Staaaart spreadiiing the neeewssss…

Panama Atencion al Cliente

Atención al Cliente: Al Ritmo Panameño

Panama Atencion al ClienteAntes de comenzar esta historia quiero aclarar que mi corta estadía en Panamá obviamente no me da bases para hablar de toda la población. Pero voy a contarles de quienes se encargan de atender al turista. ¿Ya? Si han ido a Panamá entenderán.

Lo primero que notas es que al parecer, estar frente a un mostrador, frente a la persona que atiende y tarjeta en mano no se interpreta como que requieres de algún servicio. Quizás es muy común que la gente se pare a refrescarse o meditar en esa posición. También puede suceder que el encargado del negocio te vea esperándolo pero no lo interprete como que lo necesitas allí. Está bien, porque a lo mejor uno lo que está es admirando su escritorio. Luego él llega y te dice “ah yo las estaba viendo desde hace rato”. Y sin más explicación, asumes que no fuiste lo suficientemente clara como para que se acercara.

En las líneas aéreas parece que sucede mucho que la gente haga la cola del check-in para entretenerse. Fíjense que al estar 30min con pasaporte y dinero en mano no queda claro tu propósito allí. Eso lo entiendes cuando te dicen “ah yo pensé que no iba a viajar”. Lógico, porque si no quieres viajar por lo menos te quedas viéndolos como entrenamiento. Lo que también aplica a tu maleta, porque que reciba el ticket no significa que automáticamente la monten en la correa.

Otra cosa interesante es que te digan que estás en PB aunque el ascensor marque “2”, que metan la tarjeta a pesar de que el sistema pida deslizarla y que el momento de dar una dirección sea confuso.

Repito, no conocí suficientes panameños como para sacar una conclusión, esto es meramente basado en la experiencia de áreas turísticas. Ojalá pronto pueda regresar y comentarles más de una nación en evidente crecimiento. No se puede describir el área nueva con otro adjetivo que no sea “impresionante” y el hecho de que en 12 días puedas ver como avanza la remodelación del aeropuerto es increíble.

Espero verte pronto con más calma Panamá.